Johanna Ortiz 2O19

Por: Andrés Yepes

00001-johanna-ortiz-vogue-resort-2019-Eric-Correia.jpg

<< Latino, fresco, real, pero único y sumamente sofisticado >>, son las palabras que Johanna Ortiz hace que lleguen a mi cabeza con cada uno de sus shows. Une Fleur De L'Amerique - fue el nombre de la colección Resort 2019 que presentó en Augustine, un restaurante francés ubicado en el corazón de Downtown Manhattan en Nueva York. 

cccccc.jpg
cccc.jpg
=

=

Cada una de las prendas resultó ser impecable. Telas de lujo, siluetas que experimentan con boleros y asimetrías que resaltaban, como suele pasar con las prendas de la diseñadora, la silueta de la mujer de la manera más delicada y elegante. 

El estilismo, realizado por la famosa estilista Tabitha Simmons - diseñadora de los zapatos que terminaron de embellecer los looks-, no dejó nada al azar. Cada uno de los atuendos estaba balanceado impecablemente; la paleta de color, controlada y medida, no dejaba de jugar con contrastes y acentos que hacían que cada outfit fuera una obra itinerante que viajaba entre sensualidad, elegancia y diversión. 

unnamed.jpg
cc.jpg

El lugar encapsulaba a la perfección la atmósfera latina-chic que ha convertido en tendencia la marca. En las mesas, el sabor de Colombia se disfrutaba entre arepas, pandebonos, buñuelos y ochuvas; mientras las modelos desfilaban engrandeciendo aún más el contexto. 

Pero además del show, y de la colección, hay que resaltar una de las labores más valiosas que ha llevado a cabo la diseñadora, y es capturar los ojos de mercados internacionales hacia la moda colombiana, que permanecía casi inexistente para el resto del mundo hace unos años.

Johanna Ortiz ha hablado a través su arte acerca de cómo la cultura latina y el talento local tiene mucho para decir. Colombia es rica en estéticas, conceptos, tradiciones y técnicas, que tienen un inmenso potencial para ser aire fresco en el mercado internacional; y la prueba está en que con cada colección, cada una más exitosa que la anterior, se ha ido generando una conversación íntima entre latinoamérica y las metrópolis de la moda al rededor del mundo. 

00005-johanna-ortiz-vogue-resort-2019-Eric-Correia.jpg
00031-johanna-ortiz-vogue-resort-2019-Eric-Correia.jpg

Es importante resaltar que además de que conceptualmente la marca lleva consigo el poder latino, también el equipo que estuvo detrás de llevar a cabo el show en la Gran Manzana era casi en su totalidad colombiano, al igual que como ha ido sucediendo en otras ciudades como París, donde la marca ha presentado sus colecciones. 3cero2, la productora de gran prestigio, liderada por Felipe Espinosa y Nicolás Rico, hizo posible que nuevamente la magia de Colombia estuviera presente de la manera más radiante ante los ojos del publico neoyorkino. 

Además, hablando de inclusión, diversidad y conversación entre culturas, la selección de modelos fue llevada a cabo pensando en que la belleza ideal no se encasilla en razas ni prototipos, la mujer Johanna Ortiz no tiene límites. 

c.jpg
unnamede.jpg

Entre celestes, duraznos, rojos y prints inspirados en el estilo de la artista Pegge Hopper; aretes hechos a mano y carteras tejidas como autóctonos canastos, Johanna Ortiz volvió a llevar lejos una probadita del caribe colombiano.  

 

#GETBURNED

BURN Magazine