Trust in your ashes
Foto1 web.jpg

Hay algo que nadie menciona en voz alta cuando intentan darnos nociones de cómo sobrevivir en el mundo: a veces hay que destruirlo todo para dar paso a una nueva versión de nuestra historia. No sé si únicamente soy yo a quien llega el pensamiento recurrente de que cuando creemos que hemos llegado a un fin, es precisamente el momento en el que de las cenizas empieza a construirse, a base de recuerdos y de intentos fallidos, una versión mejorada, más sólida y concisa de lo que realmente somos.

 Qué pésima concepción tenemos de la palabra ‘destrucción’, qué pobre es la capacidad que tenemos para ver las cenizas como la materia prima de algo que viene después. Tal y como cuando nos levantamos una vez más, abrimos los ojos y lo que pasó el día anterior ya no tiene la importancia que solía tener porque ya no va a volver, es únicamente un final que da paso a un nuevo punto de partida.

Un nuevo comienzo para quemar cada uno de los nudos que yacen en la inconsciencia, para hacer desaparecer todos los límites que un día construí sin darme cuenta. Dar lugar a un espacio en el que se expande la luz de las llamas que habían permanecido débiles por miedo a extinguirse.

  
foto2 Web.jpg
Foto3.0 web.jpg
Foto3Web.jpg
Foto4 web.jpg
Foto5 Web.jpg
Foto6 Web.jpg
Foto8 Web.jpg