TRASLÚCIDA

Photography. Luis Egurrola / Make-up. Nadia Kosh / Model. Paula Pietrini

1.jpg

“Hay dos maneras de difundir la luz. Ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja.” 
-YUTANG LIN

La luz todo lo embellece, dicen algunos. Hay quienes se jactan de simplemente proyectar la que tienen dentro y así deslumbrar el rincón más oscuro. 

Yo aún no sé si la luz es una bendición o una maldición. Quisiera entender porqué desde que tengo recuerdos todo pasa inadvertido a través de mi piel; de adentro para fuera y viceversa. 

¿Dónde queda mi esfuerzo para esconder lo que no deseo que sea público? ¿Qué hacer con eso que quiero esconder dentro de mí y que no salga de allí?

He entendido que lo que me hace frágil no es sentir, no es ser un mar de vaivenes -muchas veces sin sentido-, sino la traslucidez de la coraza que muchos tienen como método de polarización de las luces que vienen y las que van, y así no tener que preocuparse. Ese bóveda que yo no he logrado empañar tras intentos de los que ya he perdido la cuenta.

Quisiera apropiarme de la idea de que usar un escudo te hace más débil. Pero una y otra vez compruebo que no hay nada que te haga más vulnerable que estar tan expuesta y no poder esconderte. Hoy no sé si bailar con la luz o maldecirla, maldecir mi traslucidez y dar rienda suelta a mis miedos; pretender que aquí no hay nada, dar espacio a un juego macabro que solo terminará por dejarme más desnuda, más visible a la presa que todo lo devora, los juicioso de quienes se alimentan de almas que expresan lo que nadie más quiere decir en voz alta.

3.jpg
6.jpg
2.jpg
8.jpg

 

#GETBURNED

BURN Magazine