ONE NIGHT ROMANCE

Bogotá, Colombia. 
Halloween weekend / Oct. 2017

img680.jpg

¿Será posible encontrar la incertidumbre sensual? No llovía, pero sentía cómo en mi piel el sudor se mezclaba con una especie de brisa que no sé aún si fue parte de mi imaginación. 

Ahí estaba él, no tan lejos de mí, pero sin dejarme claro qué había detrás de sus sonrisas tiesas y nerviosas. Sus nervios eran notorios, sus ganas también.

img660 copy.jpg
img653.jpg

No hubo palabras, las palabras están sobrevaloradas, lo he comprobado una y otra vez. 

Me preguntaba cómo sería tocar sus manos y a qué sabía su boca. Era un poco frustrante imaginarlo sin parar y no saber cómo hacer reales todas las escenas que visitaban mi cabeza insistentemente. 

Cerré los ojos por unos segundos para disfrutar de la película basada en algún capítulo cursi de SKINS o en una de esas escenas utópicas de Les amours imaginaires, que mi mente había diseñado y producido sin mi permiso. Luego, sucedió algo que hizo que ya no supiera si estaba confundiendo la realidad con la ficción, su mano se deslizó desde mi oreja por mí mandíbula hasta tocar con el pulgar mi labio inferior para finalmente darnos un beso lleno de escarcha.

img655 copy.jpg
img665 copy.jpg

Suspendidos en ese loop surreal que seguro los dos no queríamos que terminara, pero que a la vez sabíamos que no podríamos permitir que durara más de lo debido, comenzó a invadirnos el miedo en medio del calor que sentían ambos por dentro. 

No sé cuáles eran las preguntas que su mente usó para  limitar sus instintos a unos minutos de éxtasis nada más. La mía me repetía:

“¿Por qué él?, ¿Será de nuevo uno de esos juegos de la noche que terminará por dejarme solo con ganas de más?, ¿Será muy pronto para decirle que quiero verlo de nuevo?, ¿Será momento de soltar su mano para que no sea tan evidente que no quiero que se vaya?”.

img671 copy.jpg
img669 copy.jpg
img668 copy.jpg
img676 copy.jpg

Las dudas no importan, es ahí cuando ambos huimos, pretendiendo que nada nunca fue. Al día siguiente despertamos, cada uno en una cama distinta, o a lo mejor en la misma, pero pensando por separado, preparándonos para otra noche, en la que no estaremos juntos.

 

#GETBURNED

BURN Magazine